Punta del Este en lógica evolución, conserva su inmensa belleza, alterada por nuevas formas y estilos. Se expande con propuestas verdes y saludables, se eleva con proyectos elegantes y sofisticados, se yergue con sugerencias de bases multinacionales.

Propuestas de negocios, de estudio, y siempre de disfrute, completan la idea de ciudad balneario que se afianza en este nuevo trote de Punta del Este, en el que emprendedurismo e innovación lideran, destacando a los más audaces y sus desarrollos, ya sean creativos, comerciales, académicos, edilicios, u otros.

Este nuevo aire invita tanto a la visita corriente como o a la residencia permanente de Montevideanos, Argentinos, Brasileros,… y de tantos otros habitantes del mundo seducidos por comentarios, establecidos después del encuentro con su potencial y ritmo, propio del lugar, de todos y de cada uno.

Contenedora y complaciente, abraza a los suyos en inviernos largos, con silencios excesivos, vientos insospechados, melodías de mar,… así como los libera en veranos glamorosos, divertidos, apasionados y multitudinarios.

Posicionada y consagrada, anima a la acción, convoca al relax, al placer y al disfrute.

Punta del Este AL TROTE, al ritmo de los que la mueven.

Adriana Figueroa de Lijtmaer