Cada temporada de invierno, sorprende con nuevos productos de lana, clasicos tejidos a mano, telares, tramas innovadoras, viejos modelos o nuevos diseños, colores, y estilos que dan identidad al tiempo de uso, como a nosotros mismos.

La magia que guarda la lana en estado puro inspira a creativos y diseñadores a recrear modelos según estilos de vida cercanos a la naturaleza, a veces de otros tiempos, de tantas culturas como paisajes de esta tierra. Inspira a abuelas y a madres a tejer ternura punto a punto y a dejar marca, a legar amor.

Los puntaesteños usamos prendas de lana todo el año, inclusive en verano en noches frescas, pero es en tenporada otoño-invierno que hombres y mujeres buscan prendas abrigadas, casuales o elegantes para uso diario o eventual, de simples a distinguidas, preferentemente de lana extraida de la oveja a veces mezclada con mohair, alpaca, seda o viscosa, segun la trama, el tejido, el diseño o la coleccion.

La lana envuelve en su calidez y contiene al alma que goza en el abrigo y la calma que provoca al tacto, sensacion de intimidad y de encuentro.

La lana es parte de nuestra identidad y es tendencia siempre.